El padre Francisco Juan Senabre es uno de tantos misioneros que dejó atrás hogar, familia y amigos para dedicar su vida a ayudar a los más necesitados. Seis décadas después, aún reside en la otra punta del mundo, donde se siente feliz y agradecido.

* Click en la imagen para ver el reportaje completo.